asesoriamoya Asesoria empresarial Palma de Mallorca Balears, Illes

Asesoría Laboral M. Moyá.

Nóminas – Contratos – Seguros Sociales – Altas de empresa – IRPF - Autónomos

Pensiones - Empleados de hogar – Asistencia ante la Jurisdicción Social.

Tell. 971.724286 / 971.718676 // Fax. 971.725529

mmoyalaboral@gmail.com // www.asesoriamoya.com

 

                                                                         Palma, a 18 de marzo de 2020

 

II NOTA INFORMATIVA MES DE MARZO 2020

 

AMPLIACIÓN DE INFORMACIÓN EN EL ÁMBITO LABORAL Y SEGURIDAD SOCIAL

 

REAL DECRETO-LEY 8/2020 DE 17 DE marzo de 2020

MEDIDAS PARA HACER FRENTE AL IMPACTO ECONÓMICO Y SOCIAL

(Entrada en vigor 18 de marzo 2020)

 

 

ARTÍCULO 5.- CARÁCTER PREFERENTE DEL TRABAJO A DISTANCIA.

Se establecerán sistemas de organización por medio de trabajo a distancia, debiendo la empresa adoptar las medidas oportunas si ello es técnica y razonablemente posible y si el esfuerzo de adaptación necesario resulta proporcionado.

 

ARTICULO 6.- DERECHO A LA ADAPTACIÓN DEL HORARIO Y REDUCCIÓN DE JORNADA.

 

Los trabajadores por cuenta ajena que acrediten deberes de cuidado de familiares , tendrán derecho a acceder a la adaptación de su jornada y/o la reducción de la misma cuando concurran circunstancias excepcionales relacionadas con la actuaciones necesarias para evitar la transmisión comunitaria del COVID-19.

Así mismo, se considerará que concurren circunstancias excepcionales cuando existan que impliquen el cierre de centros educativos.

Este derecho deberá ser justificado, razonable y proporcionado en relación con la situación de la empresa.

 

ARTICULO 17.- PRESTACIÓN EXTRAORDINARIA POR CESE DE ACTIVIDAD PARA LOS AFECTADOS POR DECLARACIÓN DEL ESTADO DE ALARMA POR EL COVID-19. (AUTÓNOMOS)

 

Con carácter excepcional y vigencia limitada a un mes, a partir de la entrada en vigor del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo (entró en vigor el mismo día 14), por el que se declara el estado de alarma, o hasta el último día del mes en que finalice dicho estado de alarma, de prolongarse éste más de un mes, los trabajadores por cuenta propia o autónomos, cuyas actividades queden suspendidas, o, en otro caso, cuando su facturación en el mes anterior al que se solicita la prestación se vea reducida, al menos, en un 75 por ciento en relación con el promedio de facturación del semestre anterior, tendrán derecho a la prestación extraordinaria por cese de actividad (desempleo), siempre que cumplan los siguientes requisitos:

  • Estar afiliados y en alta y al corriente de pago
  • En el supuesto que su actividad no se vea directamente suspendida por el cierre obligado del establecimiento, acreditar la reducción de su facturación en, al menos, un 75 por ciento en relación con el promedio de facturación del semestre anterior.

La cuantía de la prestación regulada se determinará aplicando el 70 por ciento a la base reguladora.

La prestación tendrá una duración de un mes, ampliándose en todo caso, hasta el último día del mes en el que se finalice el estado de alarma.

 

Nota.-

 

  • A nuestro juicio no incluye a los autónomos societarios.
  • No se ha regulado la posibilidad de eximir al pago de la cuota mensual a la Seguridad Social de autónomos, es decir se deberá seguir pagando dicha cuota.

 

ARTÍCULO 22. MEDIDAS EXCEPCIONALES EN RELACIÓN CON LOS PROCEDIMIENTOS DE SUSPENSIÓN DE CONTRATOS Y REDUCCIÓN DE JORNADA POR CAUSA DE FUERZA MAYOR.

 

Además de lo establecido en el anterior al Real Decreto donde se declaraba el estado de alarma que obligaba al cierre de determinados establecimientos, se amplía como causa de fuerza mayor, las suspensiones de contrato y reducciones de jornada que tengan su causa directa en pérdidas de actividad como consecuencia del COVID-19, incluida la declaración del estado de alarma, que impliquen suspensión o cancelación de actividades, cierre temporal de locales de afluencia pública, restricciones en el transporte público y, en general, de la movilidad de las personas y/o las mercancías, falta de suministros que impidan gravemente continuar con el desarrollo ordinario de la actividad, o bien en situaciones urgentes y extraordinarias debidas al contagio de la plantilla o la adopción de medidas de aislamiento preventivo decretados por la autoridad sanitaria, que queden debidamente acreditados , tendrán la consideración de provenientes de una situación de fuerza mayor.

La existencia de fuerza mayor, deberá ser constatada por la autoridad laboral.

La resolución de la autoridad laboral se dictará en el plazo de cinco días desde la solicitud, previo informe, en su caso, de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, éste deberá evacuarse en el plazo de cinco días.

 

Nota.- A nuestro juicio, todas aquella actividades que no se encontraban señaladas en el Real Decreto donde se declaraba el estado de alarma que obligaba al cierre de determinados establecimientos, deberán hacer una memoria explicativa y lo más acreditada posible que permita entender que nos encontramos ante una situación de fuerza mayor, de lo contrario pueden ser rechazadas por la autoridad laboral, lo que obligaría a realizar un expediente de regulación de empleo de suspensión o reducción de jornada por causa económica, técnica, organizativa y de producción, regulado en el artículo 23 de este Real Decreto-Ley, cuyo procedimiento es más largo y complejo, precisando un periodo de consulta con los representantes de los trabajadores o en su caso con los propios trabajadores.

 

ARTÍCULO 24. MEDIDAS EXTRAORDINARIAS EN MATERIA DE COTIZACIÓN EN RELACIÓN CON LOS PROCEDIMIENTOS DE SUSPENSIÓN DE OCNTRATOS Y REDUCCIÓN DE JORNADA POR FUERZA MAYOR RELACIONADOS CON EL COVID-19

 

En los expedientes de suspensión de contratos y reducción de jornada autorizados en base a FUERZA MAYOR temporal, la Tesorería General de la Seguridad Social exonerará a la empresa del cien por cien del abono de la aportación empresarial mientras dure el período de suspensión de contratos o reducción de jornada autorizado cuando la empresa, a 29 de febrero de 2020, tuviera menos de 50 trabajadores en situación de alta en la Seguridad Social. En el caso que tuviera más de 50 trabajadores, la exoneración de la obligación de cotizar alcanzará al 75% de la aportación empresarial.

 

Nota: En este mismo Real Decreto-Ley en su Disposición adicional sexta dice: Las medidas extraordinarias en el ámbito laboral previstas en el presente real decreto-ley estarán sujetas al compromiso de la empresa de mantener el empleo durante el plazo de seis meses desde la fecha de reanudación de la actividad.

Por lo que es más que probable que de haberse aplicado la exoneración de cuotas, la Inspección de Trabajo y Seguridad Social comprobará si se ha mantenido la media de empleo, es decir, que se mantiene la plantilla media que existía con anterioridad y caso contrario, habrá que ingresar las cuotas no satisfechas con los recargos correspondientes e incluso podríamos estar ante una infracción administrativa recogida en la Ley de Infracciones y Sanciones en el orden Social.

 

ARTÍCULO 25. MEDIDAS EXTRAORDINARIAS EN MATERIA DE PROTECCIÓN POR DESEMPLEO.

 

En los supuestos en que la empresa decida la suspensión de contratos o la reducción temporal de la jornada de trabajo por causas económicas, organizativa o de producción o derivadas de fuerza mayor, se reconocerá el derecho a la prestación por desempleo a las personas afectadas, aunque carezcan del período de ocupación cotizada mínimo necesario para ello. Tampoco se computará el tiempo en que se perciba la prestación por desempleo de nivel contributivo, siempre y cuando la relación laboral haya sido anterior a la entrada en vigor de este RD-Ley.

Las prestaciones por desempleo percibidas por los trabajadores fijos-discontinuos, que hayan visto suspendidos sus contratos de trabajo como consecuencia del COVID-19 durante periodos que, en caso de no haber concurrido dicha circunstancia extraordinaria, hubieran sido de actividad, podrán volver a percibir el desempleo, con un límite máximo de 90 días, cuando vuelvan a encontrarse en situación legal de desempleo.

 

Nota: Entendemos que se refiere, a que las prestaciones de desempleo que perciban aquellos trabajadores fijos discontinuos que se les haya suspendido su trabajo durante periodos en los cuales habitualmente estarían trabajando, podrán volver a pedir el desempleo cuando vuelvan a encontrarse en situación legal de desempleo (después de haber sido llamados otra vez y finalizada la temporada) con un límite máximo de 90 días.

 

ARTÍCULO 26. LIMITACIÓN TEMPORAL DE LAS SOLICITUDES DE DESEMPLEO.

 

Las solicitudes de alta inicial o reanudación de la prestación y el subsidio por desempleo realizada fuera de plazos establecidos legalmente no implicará que se reduzca la duración del derecho a la prestación correspondiente.

 

 

NOTAS:

 

  • Todos los ERTES por fuerza mayor, la fecha del ERTE podrá ser a partir del 14 de marzo o cuando realmente se suspendió la actividad hasta que termine la situación.
  • No hay un plazo para la entrega de las solicitudes de los ERTES por fuerza mayor
  • Las oficinas de empleo estarán cerradas, por lo que el trámite deberá ser vía: